Ir al contenido principal

Fobia

Creo que es un hecho conocido que le tengo miedo, no, pánico, a las cucarachas. Es algo superior a mis fuerzas.
Gracias a Dios, en mi casa no hay cucarachas desde que hicimos reformas en mi casa, hará cosa de 5 años. Sin embargo, durante esta primavera y verano he visto solo un par de cucarachas, solitarias y descarriadas, porque no parecían de esta casa puesto que a una la vi X día, y la otra mucho tiempo después: una cerca del cuarto de baño, y otra en el dormitorio de mis padres. Tenía que pasar como mínimo una semana para que no tuviera que entrar a esas habitaciones sin ir mirando a todos lados constantemente.

Pues bien, hace dos noches, antes de ir a acostarme, a eso de las 2, fui a la cocina a llenar la botella de agua, que se me vació,y para coger otra más fresca para llevarme a la cama, cuando de repente ¡¡horror!!.
Estoy en el fregadero llenando la botella y veo que, tras el grifo, hay un trapo amarillo de esos que se mojan para limpiar. Pues veo la cabeza de la cucaracha asomada, con dos patas por fuera, y moviendo las antenas hacia mí, como saludándome, y se vuelve a esconder. Ya os podréis imaginar la escena: Tiré la botella en el fregadero, cerré el grifo con un porrazo de la botella, me fui corriendo al salón y gritando: "¡Papá,cucaracha!¡¡En la cocina!!"
Al final mi padre la mató tras asfixiarla con ambientador, insecticida para las moscas e insecticida para las cucarachas.

Me fui a la cama, pero claro, la ventana de mi cuarto da al lavadero, que es un cuadrado donde está la lavadora, y se podría considerar dentro de la cocina, y justo frente a mi ventana, la ventana que da al patio interior( vivo en un 4º). ¿Cómo dormí? Fácil: La ventana cerrada, la persiana echada y la puerta cerrada. Me asé como un pollo, pero dormí más tranquilo. Ya desde ese día puedo dormir normal( ventana abierta, persiana un poco echada y puerta abierta), pero aún entro a la cocina sin acercarme al fregadero y mirando a todos lados, y cada vez que mi padre me pide que le llene la botella, me entran mis instintos asesinos.

Comentarios

  1. Cuantas veces vas a cambiar el estilo del blog¿?xD

    Por cierto me he reído mucho con tu anécdota en la cocina jejeje creo que yo hubiera reaccionado igual xD

    Xao!!

    ResponderEliminar
  2. Cambiaba hasta encontrar uno que me gustase, y de momento ese jaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

30 preguntas que nadie pregunta

1. ¿Duermes con las puertas (armarios, cajones...) abiertas o cerradas?
Todo cerrado por el simple hecho de que no me gusta tenerlas abiertas si no las estoy usando. En cuanto a la puerta de mi dormitorio, antes no me gustaba tenerla cerrada, pero ahora solo duermo con la puerta abierta cuando es verano

2. ¿Coges los champús y demás cosas de los hoteles?
Son botes enanos que se gastan si te duchas a menudo en el hotel, así que, ¿para qué llevármelos si en mi casa los tengo más grande y mejores?

3. ¿Te gustan los post it?
Apenas los he usado, pero su utilidad le encontrarán otros

Destrozando al icono de la maldad: Maléfica

CONTIENE SPOILERS. AVISADO QUEDAS
Todos conocemos el cuento de hadas que Disney recreó allá por 1959. En un mundo donde la magia y las hadas existen, Maléfica es el hada más poderosa y a la misma vez la más oscura de todas, causante de que Aurora, la primogénita de los reyes del reino, quedase maldita y que, en su decimosexto cumpleaños, se pincharía el dedo con una rueca y moriría. Pero, de “las tres hadas buenas” que asistieron a la fiesta a concederle unos dones al bebé, una de ellas aún no había podido regalarle un don a causa de la interrupción de Maléfica, por lo que intentó modificar la maldición: en lugar de morir, caería en un profundo sueño interminable, que solo se rompería con un beso de amor verdadero.
Pues bien, esta parte es la única semejanza que encontrarás del cuento en esta película. Y ni eso.
Creo que todos tenemos en un alta estima a la villana más villana de todas, una mujer con más maldad que Cruella de Vil, que Úrsula y que la madrastra de Blancanieves. A fin d…

Un perro negro llamado Depresión

Cuando no hemos padecido nunca enfermedades mentales como la ansiedad o la depresión, no podemos llegar a imaginar por lo que pasan las personas que las padecen.
En su peor momento, la depresión puede ser una condición debilitante y terrorífica. Millones de personas en todo el mundo viven con depresión; muchas de ellas y sus familiares tienen miedo de hablar de sus luchas, y no saben dónde acudir en busca de ayuda.  Sin embargo, la depresión es en gran parte previsible y tratable. Identificar la depresión y buscar ayuda es el primer y más importante paso hacia la recuperación.
El escritor e ilustrador Mateo Johnstone cuenta la historia de superación del “perro negro de la depresión”, figura metafórica que utiliza para describir qué es y como se siente una persona con esta patología.
Si conoces a alguien que esté en esta situación y todavía no haya recurrido a la búsqueda de ayuda hazle llegar este vídeo. También si al verlo tú mismo identificas que estás pasando por la compañía de es…