Ir al contenido principal

Yo IV

Link a Yo III
Link a Yo V


#62 Siempre he estado obsesionado con eso de que se muera alguien conocido mío, y medianamente cercano al menos, y no haberme podido despedir. Aunque sea una tontería, cuando me voy a la cama a dormir, me despido en general de todos, mentalmente. Así me quedo más tranquilo. Tontería grande, lo sé.


#63 El tema de hacer las maletas siempre lo dejo para el último momento. Soy incapaz de hacerla como dos o tres días antes, como hace la gente con la que hablo.


#64 Soy muy despistado. Tanto, que pienso en alguna frase para el nuevo “Soy”, me dirijo a cualquier sitio para apuntarlo, y ya se me ha olvidado. O hablar con alguien, pararme en seco y decir: “¿Y pa qué te estaba contando yo esto?”( Es más, esto ya lo dije en mi anterior “Yo”, pero así lo amplío)


#65 Al ponerme las lentillas, siempre lo hago de derecha a izquierda pero, cuando me las quito, lo hago de izquierda a derecha. (Shere, esto lo cogí de tu Soy 8, ¡que es que yo hago igual! xD)


#66 Cuando nací, era moreno. Se me cayó el pelo y salió rubio. Se cayó, y salió moreno, negro como el carbón. Con los años se fue aclarando y ahora lo tengo como castaño oscuro, y con el sol parece más claro. Además de las mechas rojas que tengo desde enero (decía el bote que duraba un mes…ya, claro)


#67 La gente dice que tengo una sonrisa bonita, pero no termino de creérmelo.


#68 No soporto a mi madre. Y envidio a la gente que tiene madres normales, con sus pros y contras, como todas las madres. Y antes que digáis: “Es tu madre” o “Al menos tienes madre”, ahorrároslo. Convivid un día, o menos, con ella, y me la devolveréis a patadas xDD


#69 La gente que habrá leído mi blog desde el principio, sabrá que es bastante normal que se publique alguna entrada de carácter depresivo, emo, etc. Pues bien, de un día para otro, sin saber por qué, me encuentro con el ánimo muy subido, y ya no me embajonan las cosas que lo hacían antes. Llevo como una semana “feliz”, sin bajones. Hasta hago monólogos y hago bromas por Twitter, y soy más sociable.


#70 Eso de que soy más sociable, es generalmente por ordenador. En persona aún me cuesta un poco ser tan sociable; con la gente poco conocida o nueva. Pero eso sí, ahora soy menos cortado cuando quedo solo con un amigo. Antes, cuando éramos solo dos, me sentía cohibido

Comentarios

  1. Creo que los que tenemos lentillas hacemos lo mismo. Puede que sea manías de lentilleros.
    En lo de despistado te doy toda la razón Dotito Sarmiento y lo de despedirte de la gente mentalmente me ha llegado.
    XOXO

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

30 preguntas que nadie pregunta

1. ¿Duermes con las puertas (armarios, cajones...) abiertas o cerradas?
Todo cerrado por el simple hecho de que no me gusta tenerlas abiertas si no las estoy usando. En cuanto a la puerta de mi dormitorio, antes no me gustaba tenerla cerrada, pero ahora solo duermo con la puerta abierta cuando es verano

2. ¿Coges los champús y demás cosas de los hoteles?
Son botes enanos que se gastan si te duchas a menudo en el hotel, así que, ¿para qué llevármelos si en mi casa los tengo más grande y mejores?

3. ¿Te gustan los post it?
Apenas los he usado, pero su utilidad le encontrarán otros

Destrozando al icono de la maldad: Maléfica

CONTIENE SPOILERS. AVISADO QUEDAS
Todos conocemos el cuento de hadas que Disney recreó allá por 1959. En un mundo donde la magia y las hadas existen, Maléfica es el hada más poderosa y a la misma vez la más oscura de todas, causante de que Aurora, la primogénita de los reyes del reino, quedase maldita y que, en su decimosexto cumpleaños, se pincharía el dedo con una rueca y moriría. Pero, de “las tres hadas buenas” que asistieron a la fiesta a concederle unos dones al bebé, una de ellas aún no había podido regalarle un don a causa de la interrupción de Maléfica, por lo que intentó modificar la maldición: en lugar de morir, caería en un profundo sueño interminable, que solo se rompería con un beso de amor verdadero.
Pues bien, esta parte es la única semejanza que encontrarás del cuento en esta película. Y ni eso.
Creo que todos tenemos en un alta estima a la villana más villana de todas, una mujer con más maldad que Cruella de Vil, que Úrsula y que la madrastra de Blancanieves. A fin d…

Un perro negro llamado Depresión

Cuando no hemos padecido nunca enfermedades mentales como la ansiedad o la depresión, no podemos llegar a imaginar por lo que pasan las personas que las padecen.
En su peor momento, la depresión puede ser una condición debilitante y terrorífica. Millones de personas en todo el mundo viven con depresión; muchas de ellas y sus familiares tienen miedo de hablar de sus luchas, y no saben dónde acudir en busca de ayuda.  Sin embargo, la depresión es en gran parte previsible y tratable. Identificar la depresión y buscar ayuda es el primer y más importante paso hacia la recuperación.
El escritor e ilustrador Mateo Johnstone cuenta la historia de superación del “perro negro de la depresión”, figura metafórica que utiliza para describir qué es y como se siente una persona con esta patología.
Si conoces a alguien que esté en esta situación y todavía no haya recurrido a la búsqueda de ayuda hazle llegar este vídeo. También si al verlo tú mismo identificas que estás pasando por la compañía de es…