Ir al contenido principal

Reseña: La Canción Secreta del Mundo




Título: La Canción Secreta del Mundo
Autor: José Antonio Cotrina
Editorial: Hidra
Nº de páginas: 672
Precio: 18,00 € 
Ariadna no podría imaginar ni en el más osado de sus sueños cómo era su vida antes de perder la memoria en un incendio.
Cícero. Iskaria. Los filos.La segunda luna de la Tierra.La casa sin ventanas
Un incontenible torrente de respuestas está a punto de arrastrarla hasta los lugares más oscuros y asombrosos de su pasado.
¿TE ATREVES A DESCUBRIR JUNTO A ELLA CUÁL ES LA CANCIÓN SECRETA DEL MUNDO?

Yo leyendo todo el libro
¿Qué puedo decir de este libro que no sean maravillas? Cotrina ha escrito un libro que te atrapa, que te clava un puñal de hielo en las entrañas y necesitas acabar el libro para poder quitarte esa sensación de encima, el ansia por leértelo, por saberlo todo, por llegar al final y darte cuenta de que, en lugar de haberte acabado el libro, es el libro el que ha acabado contigo.

He leído muchos libros a lo largo de mi vida y debo reconocer que me considero un fan de José Antonio –a pesar de no haberme leído toda su bibliografía aún-, pero debo confesar que a este libro hay que echarle de comer aparte. Desde que lo leí, cada vez que alguien me pide consejo para leerse un libro, le digo simplemente: “Léete éste. No te voy a explicar de qué va, sólo léelo”; este libro no necesita más presentación.

Empezando por su portada, tan de fantasía con toques de verano y ese halo de misterio que ya hace que te pique la curiosidad, y terminando por ese impresionante final que nunca esperarías que pasara, porque es lo que menos se te habría pasado por la cabeza como posible final del libro, sin olvidar esos giros inesperados en la trama, que vienen tan súbitamente que te sientan como una bofetada –por no decir algo más soez- y te hacen acordarte de la generación ascendente del autor.

"En un segundo un corazón sano puede llegar a latir tres veces, tres golpes de vida rápida, tres golpes de tambor que mueven sangre y fuego. En un segundo puedes mirar a alguien y saber que necesitarás a esa persona durante el resto de tu vida, de igual manera que necesitas el aire o el sustento. En un segundo la realidad puede escupirte a la cara y mostrarte que no hay redención, que nunca habrá nada a lo que aferrarte, que estás sola y siempre lo estarás"

La historia comienza presentándote a Ariadna, la protagonista absoluta de la novela, una chica madrileña de 18 años que perdió la memoria a los 14 y fue a parar a un orfanato. Privada de todos sus recuerdos y con problemas psicológicos que son debidos a este hecho, Ariadna y otro huérfano, encuentran refugio dentro de una familia maravillosa. Su vida es perfectamente normal, con su familia normal y su novio normal, hasta que deja de serlo. De la noche a la mañana se ve envuelta en un torbellino de acontecimientos que le hará reencontrarse con su escalofriante pasado, y Evan forma parte de éste pasado. Un chico misterioso por el que parece tener una atracción visceral, que aparece de la nada de una forma muy poco usual, diciéndole que lleva años buscándola y que ni él ni ella pertenecen a este mundo.

No vayáis a pensar que a partir de este punto nos encontraremos con el típico triángulo amoroso al estilo de Stephenie Meyer; no conoces a Cotrina. Esto no es un libro juvenil cualquiera, y no es ni triángulo, ni amoroso. Si buscáis por la red, os encontraréis con gente que dice que este libro es cruel, sangriento y macabro...pero eso solo es una parte del libro. Faltan adjetivos como lóbrego, visceralmelancólico, pasional, y trágico. Y no olvidemos que las aventuras, la acción y la magia oscura también están aseguradas en el libro. Ariadna es un personaje complejo, al igual que lo son el resto de personajes de este libro. Es una niña aparentemente normal, decidida, insegura, miedosa y valiente, cariñosa a su modo.  El no recordar nada de su pasado no le ha impedido a éste encontrarla, atraparla en sus redes y obligarla a recordar por las malas lo que fue una vez y su cometido, convirtiéndola en una persona distinta.

Ya desde la primera parte del libro -un prólogo en el que aparece el hombre del saco transportando bebés muertos para vete tú a saber qué fin-, hace que quieras leerte el siguiente capítulo, y el siguiente, y el siguiente, hasta llegar al final, en la página número 666 (eso es, la historia dura 666 páginas).
"A Evan le gustaba torturar a sus víctimas, alargar en lo posible su dolor, su sufrimiento. "Cada criatura es una máquina perfecta, un instrumento musical que contiene dentro una sinfonía única", decía. "Una canción que le da forma, una canción secreta. Me encanta dar con ella. Me encanta oír cómo la cantan." [...] Alzó la mano con el movimiento preciso del pintor que se dispone a dar una nueva pincelada en su lienzo, con el aplomo del director de orquesta que se apresta a acometer la parte más compleja de una sinfonía"

Otro punto a favor del autor son sus descripciones, tan ricas en detalles que hace que te lo imagines todo a la perfección, aunque las descripciones de los personajes a veces no son suficientes para reflejar lo que realmente esconden y te den la sorpresa. La historia va alternando momentos vertiginosos con temporadas de calma, lo que provoca un ritmo irregular en el desarrollo de la acción, pero no llega a aburrir en ningún momento.

La Canción Secreta del Mundo es un libro que encierra cientos de sorpresas a cual más sobrecogedora y espeluznante, un libro con un trasfondo complejo, lúgubre y fascinante. La historia es un rompecabezas cuyas piezas van encontrando su momento y su lugar hasta encajar a la perfección. Y cuando crees que el autor no puede ser más retorcido, que la historia ha alcanzado su cota máxima de crueldad, te sorprende de una manera inesperada. Este libro te hará reír, te hará llorar, temer, anhelar y suspirar. Es un libro que empieza con muerte y termina con más muerte. Si buscabas un libro juvenil de trama fácil y romanticona, éste no es tu libro.

Si aún no conoces La canción secreta del mundo y estás buscando un libro que te deje sin aliento ¿a qué estás esperando?

Una historia brillante, macabra y sorprendente. Estupendamente escrita, con una ambientación exquisita y unos personajes que no pueden estar mejor construidos. Imprescindible.

Comentarios

Entradas populares de este blog

30 preguntas que nadie pregunta

1. ¿Duermes con las puertas (armarios, cajones...) abiertas o cerradas?
Todo cerrado por el simple hecho de que no me gusta tenerlas abiertas si no las estoy usando. En cuanto a la puerta de mi dormitorio, antes no me gustaba tenerla cerrada, pero ahora solo duermo con la puerta abierta cuando es verano

2. ¿Coges los champús y demás cosas de los hoteles?
Son botes enanos que se gastan si te duchas a menudo en el hotel, así que, ¿para qué llevármelos si en mi casa los tengo más grande y mejores?

3. ¿Te gustan los post it?
Apenas los he usado, pero su utilidad le encontrarán otros

Destrozando al icono de la maldad: Maléfica

CONTIENE SPOILERS. AVISADO QUEDAS
Todos conocemos el cuento de hadas que Disney recreó allá por 1959. En un mundo donde la magia y las hadas existen, Maléfica es el hada más poderosa y a la misma vez la más oscura de todas, causante de que Aurora, la primogénita de los reyes del reino, quedase maldita y que, en su decimosexto cumpleaños, se pincharía el dedo con una rueca y moriría. Pero, de “las tres hadas buenas” que asistieron a la fiesta a concederle unos dones al bebé, una de ellas aún no había podido regalarle un don a causa de la interrupción de Maléfica, por lo que intentó modificar la maldición: en lugar de morir, caería en un profundo sueño interminable, que solo se rompería con un beso de amor verdadero.
Pues bien, esta parte es la única semejanza que encontrarás del cuento en esta película. Y ni eso.
Creo que todos tenemos en un alta estima a la villana más villana de todas, una mujer con más maldad que Cruella de Vil, que Úrsula y que la madrastra de Blancanieves. A fin d…

Sobre el filo de un cuchillo

Hielo y desenlace. El instante se congela, imposible. Inimaginable. Real. Todo el ser puede transformarse en un grito, tan rápido como si fuera a lomos de un cuchillo arrojado al aire.  En aquel instante no se es músculo y sangre , sino únicamente aire apresurándose para formar un grito que podría ser infinito