Ir al contenido principal

Yo V

Link a Yo VI
Link a Yo IV

#71 Odio profundamente el calor. Me gusta el verano y tal, pero por lo que representa  y no por lo que eso conlleva: Una calor que te cagas y que me hace ser una esponja permanentemente. Prefiero mil veces morirme de frío antes que de calor.

#72 Tengo la costumbre de agitar la botella de Coca-Cola y esperar a que se baje la espuma antes de echármela en el vaso. Me gusta más cuando está ida.

#73 En relación con el punto anterior, siempre que bebo Coca-Cola, el primer vaso siempre me hace hipar escandalosamente.

#74 No me gusta, por no decir que me da asco, que mi madre beba de la misma botella de agua que tenemos mi padre y yo. Me da…no sé, repelús.

#75 Siempre que me estoy vistiendo, me pongo música y me pongo a cantar.

#76 Sí, canto en la ducha. Y hago de mi cuarto de baño un concierto que ya lo quisieran los de Rock in Río para ellos. Já.

#77 Desde siempre he tenido la piel sensible, más que nada las manos, en el sentido que, cuando las tengo seca, no puedo respirar o hablar, y tengo que tocar algo fresco o la piel de alguien. Lo mismo me ocurre cuando tengo las manos manchadas de lavavajillas, cosa que ocurre cuando friego, claro. Mi padre se ríe cada vez que tengo que tocarle el brazo para respirar xD

#78 Si hay algo que odie en lo que a preparar comidas se refiere, es cortar tomates y pelarlos. Pueden conmigo.

#79 Tengo una increíble facilidad para adoptar las muletillas, gestos y demás, de la gente con la que me relaciono. Ya sea alguna frase, palabra, movimiento de manos u ojos, o lo que sea. Se me pega y lo hago mío. Siempre.

#80 Otra cosa que odio, y mucho, es que me interrumpan cuando hablo o que no me dejen hablar. Llego a cabrearme de verdad y a colgarles, en el caso de estar hablando por teléfono.

#81 Por más veces que he intentado ponerme moreno, parece ser que mi piel solo tiene dos colores: Blanco o rojo gamba. Es que no falla vamos.

#82 De pequeño siempre he tenido que usar protección solar factor 65, y aún así, me quemaba. Hasta que un día me quemé en los hombros, con ampollas grandes; quemaduras de segundo grado. Curiosamente, desde ese momento, no he vuelto a quemarme, ni aunque no me echara protección solar.

Os recomiendo que descarguéis estas fuentes para visualizar mejor las entradas de mi blog

http://www.dafont.com/es/my-awesomated-handwriting.font
http://www.dafont.com/es/kg-sweet-n-sassy.font

Comentarios

  1. Me ha echo gracia el 76, y el 77 no lo he entendido muy bien.. no se ya me lo explicaras jajaja

    En fin, me lo he leído todo, y que sepas que ya te valeee!! que yo quiero hacer otro Soy, y no soy capaz de hacerlos tan rápidos!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

30 preguntas que nadie pregunta

1. ¿Duermes con las puertas (armarios, cajones...) abiertas o cerradas?
Todo cerrado por el simple hecho de que no me gusta tenerlas abiertas si no las estoy usando. En cuanto a la puerta de mi dormitorio, antes no me gustaba tenerla cerrada, pero ahora solo duermo con la puerta abierta cuando es verano

2. ¿Coges los champús y demás cosas de los hoteles?
Son botes enanos que se gastan si te duchas a menudo en el hotel, así que, ¿para qué llevármelos si en mi casa los tengo más grande y mejores?

3. ¿Te gustan los post it?
Apenas los he usado, pero su utilidad le encontrarán otros

Destrozando al icono de la maldad: Maléfica

CONTIENE SPOILERS. AVISADO QUEDAS
Todos conocemos el cuento de hadas que Disney recreó allá por 1959. En un mundo donde la magia y las hadas existen, Maléfica es el hada más poderosa y a la misma vez la más oscura de todas, causante de que Aurora, la primogénita de los reyes del reino, quedase maldita y que, en su decimosexto cumpleaños, se pincharía el dedo con una rueca y moriría. Pero, de “las tres hadas buenas” que asistieron a la fiesta a concederle unos dones al bebé, una de ellas aún no había podido regalarle un don a causa de la interrupción de Maléfica, por lo que intentó modificar la maldición: en lugar de morir, caería en un profundo sueño interminable, que solo se rompería con un beso de amor verdadero.
Pues bien, esta parte es la única semejanza que encontrarás del cuento en esta película. Y ni eso.
Creo que todos tenemos en un alta estima a la villana más villana de todas, una mujer con más maldad que Cruella de Vil, que Úrsula y que la madrastra de Blancanieves. A fin d…

Sobre el filo de un cuchillo

Hielo y desenlace. El instante se congela, imposible. Inimaginable. Real. Todo el ser puede transformarse en un grito, tan rápido como si fuera a lomos de un cuchillo arrojado al aire.  En aquel instante no se es músculo y sangre , sino únicamente aire apresurándose para formar un grito que podría ser infinito