Ir al contenido principal

No soy un chico común


De eso no albergo ninguna duda. Creo que ya lo intuía cuando era pequeño y ahora, a mis diecinueve años, lo sé con certeza.
Puede que todo se deba a mi pasión por la lectura. Sumergirme en las páginas de un buen libro me ha parecido lo más apasionante del mundo. Quizás por esa razón mi personalidad se halla tras un sutil velo de introversión, un pequeño antifaz que esconde lo que realmente pienso o siento ante los demás porque estoy convencido de que es mejor así. La experiencia me ha enseñado que abrir tu corazón confiadamente a la gente puede traer, y traerá, malas consecuencias.


Solía encerrarme en mi habitación para disfrutar con la lectura. Allí me sentía tranquilo y despreocupado; era mí… ¿cómo decirlo? Refugio. Con todos mis queridos libros rodeándome, aquel lugar era un paraíso en el que aislarme del mundo exterior. Me bastaba con leer un par de capítulos para sentirme parte de la historia y entrar en un mundo completamente nuevo. Fantasía, misterio, romance, épocas pasadas, mundos futuros… cada estilo me resultaba fascinante, aunque yo nunca me había atrevido a crear mi propio universo literario. Posiblemente no me sintiera preparado para dar ese paso, dejando la idea de ponerme ante la hoja en blanco para más adelante.

Antes tenía un diario, así que puede que estuviera escribiendo la novela de mi vida, pero siempre abandonaba pronto la costumbre de escribir en él; pronto abandonaba la idea de anotar sobre mí mismo porque, en realidad, no había mucho que contar. ¿Tan aburrida era mi existencia? Yo me convencía de lo contrario, pero solo me engañaba a mí mismo.
¿Cuántas noches había pasado en vela leyendo? Ni siquiera lo recordaba, perdí la cuenta hace tiempo. Podría decirse que me sentía un personaje más y que, junto a los protagonistas, vivía toda clase de aventuras y emocionantes situaciones. Pensaba que ninguna de aquellas historias tan emocionantes podría pasarme a mí y que únicamente con su lectura llegaría a sentirme satisfecho.

Algunos de mis compañeros de instituto decían compartir esta pasión pero, francamente, siempre lo dudé. Muchos de ellos me hacían un vacío que y siempre atribuí a mi personalidad, y que nunca pude comprender del todo. Me costaba encontrar personas afines a mis gustos y las relaciones por internet parecían ser la única solución.
Imaginé que, una vez empezara en la Universidad o, en su defecto, en el Grado, podría empezar de cero. Hacer nuevas amistades, ir a un sitio donde los compañeros no se metieran conmigo… No obstante, comenzaron a surgir las dudas. ¿Y si mi vida no lograba cambiar? ¿Y si no conseguía relacionarme? No quería considerar mis amigos más duraderos a los personajes de mis libros, no quería ser un marginado; debía crear lazos de unión con el resto de las personas, con jóvenes como yo. Comenzar una nueva vida lejos de lo que yo conocía.

Pero empezar en un sitio nuevo no me ha librado de ser un bicho raro. Ni me ha ayudado a hacer amigos. Ellos han hecho sus vidas entre ellos, tienen sus bromas y sus quedadas. Yo, al menos, sigo teniendo a mis libros, mi secreta protección. Puede que no quiera dejar de ser ese chico un tanto raro que devora historias sin cesar y que sueña con pertenecer a aquellos mundos surgidos de la imaginación de un autor. No considerarme como los demás es mi pequeño, aunque sacrificado, tesoro que únicamente encontraba en la serenidad de mi mente.

Seguro que, algún día, esos días de tranquilidad lleguarán a su fin.

P.D: No, no me he olvidado de esos tres o cuatros personajes de mi vida real que sé que siempre me acompañan. Ellos saben a quiénes me refiero.


Comentarios

  1. Con diferencia la entrada más bonita y con la que más me identifico, por favor, ojalá nunca dejes de escribir este pequeño lugar lleno de grandes secretos. Ojalá algún día llegue a usar la sintaxis como tú porque me encanta tu vocabulario y forma de escribir. Impresionante. Hablas de los libros como tu forma de vida y juro que yo me siento igual, amo a mis libros sobre todas las cosas En serio, una entrada preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque ya lo leyese en Twitter, muchas gracias por haberlo puesto aquí!!

      Eliminar
  2. Me gusta, me encanta cómo escribes, cada una de tus publicaciones, por las que siempre espero con ansia. Creo que eres un ejemplo a seguir donde los haya, y por lo que veo de ti, una magnífica persona. Pienso exactamente igual que tu sobre los libros. Lo cierto es, que pueden ser tus mejores amigos, y son capaz de acompañarte cuando otros no pueden. En un libro encuentras un compañero, un mundo en el que poder evadirte,la forma de viajar lejos y vivir todo de tipo de aventuras. Aquellos que desprecian la literatura no saben lo que se pierden. Como dijo la gran JK. Roling "Quien no le guste leer, no ha encontrado aún el libro adecuado"
    Además, tienes una formaa de expresarte que me encanta, un gran dominio de la semántica, de la retórica y la oratoria.Solo un comentario..¿has pensado en poner tu talento al servicio de la escritura? Es otra forma perfecta para evadirte.

    XOXO J.Granger

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario! Lo cierto es que, en antiguas entradas, hay un microrrelato que hice en verano, por entretenimiento más que nada. Se llama Incomprendidos, por si te animas a leerlo (:

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

30 preguntas que nadie pregunta

1. ¿Duermes con las puertas (armarios, cajones...) abiertas o cerradas?
Todo cerrado por el simple hecho de que no me gusta tenerlas abiertas si no las estoy usando. En cuanto a la puerta de mi dormitorio, antes no me gustaba tenerla cerrada, pero ahora solo duermo con la puerta abierta cuando es verano

2. ¿Coges los champús y demás cosas de los hoteles?
Son botes enanos que se gastan si te duchas a menudo en el hotel, así que, ¿para qué llevármelos si en mi casa los tengo más grande y mejores?

3. ¿Te gustan los post it?
Apenas los he usado, pero su utilidad le encontrarán otros

Destrozando al icono de la maldad: Maléfica

CONTIENE SPOILERS. AVISADO QUEDAS
Todos conocemos el cuento de hadas que Disney recreó allá por 1959. En un mundo donde la magia y las hadas existen, Maléfica es el hada más poderosa y a la misma vez la más oscura de todas, causante de que Aurora, la primogénita de los reyes del reino, quedase maldita y que, en su decimosexto cumpleaños, se pincharía el dedo con una rueca y moriría. Pero, de “las tres hadas buenas” que asistieron a la fiesta a concederle unos dones al bebé, una de ellas aún no había podido regalarle un don a causa de la interrupción de Maléfica, por lo que intentó modificar la maldición: en lugar de morir, caería en un profundo sueño interminable, que solo se rompería con un beso de amor verdadero.
Pues bien, esta parte es la única semejanza que encontrarás del cuento en esta película. Y ni eso.
Creo que todos tenemos en un alta estima a la villana más villana de todas, una mujer con más maldad que Cruella de Vil, que Úrsula y que la madrastra de Blancanieves. A fin d…

Sobre el filo de un cuchillo

Hielo y desenlace. El instante se congela, imposible. Inimaginable. Real. Todo el ser puede transformarse en un grito, tan rápido como si fuera a lomos de un cuchillo arrojado al aire.  En aquel instante no se es músculo y sangre , sino únicamente aire apresurándose para formar un grito que podría ser infinito