Ir al contenido principal

¿Por qué?


A pesar de todo lo que digas, tus esfuerzos por hacerme entrar en razón…

¿No te das cuenta que todo eso no funciona? Aún no has aprendido que las palabras carecen de significado sin una acción que las justifique; y durante esas llamadas, en algún momento de la conversación, se adquiere un tono amargo, solo unos segundos,  que son suficientes para estropear el momento, porque me haces recordar que tu corazón es de otro, o soy yo solito quien lo recuerda; y tú no le das importancia en absoluto.

Dices que quieres que nos llevemos bien como amigos, volver a como estábamos antes. ¿Pero cómo se vuelve a un estado en el que mi corazón no estaba hecho pedazos? Antes de que tú lo sostuvieras entre tus manos, te perteneciera, fuéramos felices…y lo pulverizaras entre tus dedos mientras me mirabas a los ojos y decías “lo siento”. Y dices…dices que la culpa es mía, que me ilusionaba muy rápido, que tú nunca diste pie a tener una relación. Entonces estoy inventándome que, como yo soy…era, una de las cosas más importantes de tu vida, si no estuvieras ya en una relación, podríamos estar juntos. Y por suerte o por desgracia, esa relación se terminó, y volviste a meterte en otra en el mismo día. Pero no conmigo. En menos de 24 horas pasé de sentirme la persona más afortunada por tenerte en mi vida, a tener que compartirte, de nuevo, con alguien que prefiere verme muerto. Y el sentimiento es mutuo.

Pero claro, tú aseguraste, y prometiste, que eso no cambiaría nada, no cambiaría el hecho de que me quieras. ¿Tú llamas a pasar de pensar que quizás me ames y ser tu mejor amigo, a un estado en el que apenas hablamos, no solo por tus exámenes sino por el hecho de dedicarle al otro más tiempo, y un estado en el que todo ha cambiado? Te empeñas en repetirte a ti mismo que todo está bien, que yo estoy bien porque hablamos y me prestas un mínimo de atención. Pero no es así. También puede ser, quizás, que yo esté pidiendo demasiado; a fin de cuentas, solo somos amigos. ¿Pero no crees que tengo un poco de derecho a ser un pelín exigente? Pero cuando digo algo que se salga de lo normal, automáticamente te pones a la defensiva y soy yo quien debe morderse la lengua y asentir con la cabeza a lo que tú digas.

Me haces callar con uno de tus “te quiero”. Pero me saben amargos cuando recuerdo en la situación en la que estamos. Me parecen vacíos, o como si fuera a otro a quien se lo dijeras. Porque yo nunca soy el objetivo de tu amor. Ni el motivo final de tu felicidad. No quieres admitir el hecho de que, en el fondo, inconscientemente, sientes aversión por mí, lo que te hace no dar el paso para decir que me amas y que te gustaría estar conmigo, a pesar de todo lo que te he demostrado en el largo tiempo que nos conocemos. A mí ya no me queda nada por demostrarte. Pero con cada día que pasa te siento más lejos y te conviertes, poco a poco, en alguien desconocido para mí.

¿Y sabes lo más divertido de todo esto? Que no quiero perderte. Porque si te vas, sabes perfectamente que no me queda nadie. Pero a ti, ese problema, como no lo tienes, ni lo comprendes ni te molestas en ayudarme. Y, a pesar de todo, hay una pequeña chispa en mi interior que se alegra que seas feliz, aunque sea con otro.

Y ya sabes lo que dicen de las chispas…que hasta la más pequeña puede provocar un incendio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

30 preguntas que nadie pregunta

1. ¿Duermes con las puertas (armarios, cajones...) abiertas o cerradas?
Todo cerrado por el simple hecho de que no me gusta tenerlas abiertas si no las estoy usando. En cuanto a la puerta de mi dormitorio, antes no me gustaba tenerla cerrada, pero ahora solo duermo con la puerta abierta cuando es verano

2. ¿Coges los champús y demás cosas de los hoteles?
Son botes enanos que se gastan si te duchas a menudo en el hotel, así que, ¿para qué llevármelos si en mi casa los tengo más grande y mejores?

3. ¿Te gustan los post it?
Apenas los he usado, pero su utilidad le encontrarán otros

Destrozando al icono de la maldad: Maléfica

CONTIENE SPOILERS. AVISADO QUEDAS
Todos conocemos el cuento de hadas que Disney recreó allá por 1959. En un mundo donde la magia y las hadas existen, Maléfica es el hada más poderosa y a la misma vez la más oscura de todas, causante de que Aurora, la primogénita de los reyes del reino, quedase maldita y que, en su decimosexto cumpleaños, se pincharía el dedo con una rueca y moriría. Pero, de “las tres hadas buenas” que asistieron a la fiesta a concederle unos dones al bebé, una de ellas aún no había podido regalarle un don a causa de la interrupción de Maléfica, por lo que intentó modificar la maldición: en lugar de morir, caería en un profundo sueño interminable, que solo se rompería con un beso de amor verdadero.
Pues bien, esta parte es la única semejanza que encontrarás del cuento en esta película. Y ni eso.
Creo que todos tenemos en un alta estima a la villana más villana de todas, una mujer con más maldad que Cruella de Vil, que Úrsula y que la madrastra de Blancanieves. A fin d…

Sobre el filo de un cuchillo

Hielo y desenlace. El instante se congela, imposible. Inimaginable. Real. Todo el ser puede transformarse en un grito, tan rápido como si fuera a lomos de un cuchillo arrojado al aire.  En aquel instante no se es músculo y sangre , sino únicamente aire apresurándose para formar un grito que podría ser infinito