Ir al contenido principal

Yo II

Link a Yo I
Link a Yo III

#26 Odio ir a comprar ropa. Solo voy cuando no queda más remedio o cuando me han insistido mucho en que acompañe a X persona a comprar.

#27  Según Ultrastar, el karaoke para ordenador, mi voz es como la de Adele y Lady GaGa, ya que hago todas las notas sin problemas, a diferencia de los demás, que tengo que amoldar mi voz.

#28 Migue, mi famoso inseparable, cuando me acerco a la jaula, me huye la mayoría de las veces; a mi padre la ataca. Pero si me acerco cantando, se viene corriendo a buscarme y a decir “sí” muy rápido con la cabeza.

#29 En mi casa ando siempre descalzo, ya sea con o sin calcetines, en la estación que sea. Odio andar con zapatillas. Pese a lo que digan mis padres, todavía no me he resfriado por andar descalzo.

#30 Suelo ser propenso a dejar muchas cosas a medias. Pero cuando me propongo terminarlo, lo hago en condiciones, obteniendo, normalmente, buenos resultados.

#31 Me pueden haber hecho daño o engañado o lo que sea. Pero sé perdonarlo todo.

#32 Hasta hace relativamente poco, odiaba el café. Ahora es raro no verme bebiendo un capuccino o frapuccino de café. Me gusta el café, pero no tanto como para tomarme cortados o parecidos. Yo, suavito.

#33 Tengo una abuela que más de uno la quisiera para él. ¿Cuántos de vosotros tenéis una abuela que pase en el coche de tu tía, te vea por la calle y te grite, sacando la cabeza por la ventanilla: ¡¡Tío buenoooo!! ¡¡No veas si eres guapo miarmaa!! ¡¡Un besitoo!!

#34 Creo que mi padre no quiere que me ponga a dieta. Cuando le dije el otro día que nos pondríamos a dieta al comenzar la semana, el sábado me llenó el frigorífico de pizzas, hamburguesas, chocolate, natillas de chocolate, secretos ibéricos Vale, papá, mientras logro agotar las existencias de esa bomba de calorías que tenemos guardada, me hincharé a beber agua y mear, para ir poquito a poco.

#35 Cuando me acuesto, intento dormirme boca arriba. Luego, giro hacia la izquierda, y luego a la derecha. Me he dado cuenta que si no hago esos tres movimientos, esperando un rato entre cada uno, no me quedo dormido.

#36 Cuando pongo o recojo la mesa, intento llevarmelo todo a la vez en las manos, porque no me gusta ir dando vueltas de la cocina al salón y vuelta a empezar. Creo que serviría para camarero.

#37 Teniendo que ver con el #36, me gustaría trabajar en alguna cafetería, y además abrir una no estaría mal.

#38 Me encanta cocinar. Por eso llevo desde el verano haciendo el almuerzo y la cena para mis padres y para mí.

#39 Me ha dado la costumbre de dejar de calentar la leche en el desayuno durante el invierno. Ahora la tomo fría a diario. Con sus dos o tres cucharadas de Nesquik, claro.

#40 Pese a lo que las mujeres digáis de los hombres, yo en mi casa friego, limpio, cocino y pongo lavadoras, y a veces hago las camas, y también hago la compra. Psé.

#41 Cuando viajo en autobús, siempre me voy a los asientos del fondo. Si están ocupados, me quedo a la mitad  y de pie, o al fondo y de pie, salvo excepciones.

#42 Aún me sigue gustando el género fantástico en la literatura, y dudo que se me vaya en poco tiempo.

#43 Se me olvidaba: No me gusta la leche sola, ni tampoco su olor cuando se calienta en el microondas y otros sitios.

#44 No me gusta desperdiciar comida, por eso casi siempre me termino todo lo que tenga en el plato. Luego me arrepiento porque me lleno mucho.

#45 Creo que mi comida favorita es la pasta.

#46 Me encanta el queso, ya sea en lonchas, rallado, para gratinar, o los quesos de cuña de toda la vida, semi curado o de otro tipo. Y, si por mí fuera, le echaba queso a todo.

#47 Desde hace unos meses me empalaga más que antes el chocolate. Pero de vez en cuando me doy un pequeño capricho.

#48 Mi mejor forma contra los bajones que me dan no es comer helado ni ver películas o gastarme tres cajas de pañuelitos llorando. Es, simplemente, cantar. Y/o escuchar/cantar canciones tristes, que paradójicamente, me van animando, y las voy cambiando progresivamente a canciones más alegres.

#49 Sigo sin saber llevar en condiciones un diario. Lo comencé en Octubre y lo dejé en Noviembre, porque entonces comencé d nuevo a publicar entradas en el blog, por lo que era tontería escribir lo mismo por partida doble en dos sitios diferentes. A ver si sigo ese Diario.

Comentarios

  1. Muy interesante, te ha faltado contar si tienes algún secreto inconfesable jejejeje Sobre el tema de limpiar, cocinar etc... en tu caso es normal eres hijo único y tienes que ayudar a tu madre, ademas en el futuro lo agradecerás, no hay nada mejor que sentirse totalmente independiente.

    Sobre lo del diario a mi me pasa igual, pero yo obste por hacer un tipo de "diario" distinto, (eso me recuerda que tengo que empezar de nuevo)

    Por lo demás, muy bien todo ^^

    Xaooo!!

    ResponderEliminar
  2. #7 O mezclado con chococcino.
    Y a lo tonto, queriendo tú trabajar en una cafetería, pues ya está, te cogemos a ti en la cafetería que queremos montar Rocío y yo. Podemos ser los tres los dueños.
    A mí tampoco me gusta la leche sola de ninguna clase, y también me encanta el queso.
    Me ha encantado tu YO.
    KIIIIIIIIIIIIIIIIIIISSSSSSSSSSS

    ResponderEliminar
  3. Te falta comentar ciertos asuntos de importancia y con el cual puedo torturarte cruelmente, avergonzandote como a un infante...y me debes algo...muajajaja [En serio, dame las fotos que nos hicimos TwT]

    ResponderEliminar
  4. Super Nenooo!! vaya tela, yo me e tenido que leer todo eso por ti?? que poca vergüenza xD, Bueno pues nada decir que lo del queso estoy totalmente de acuerdo contigo aunque yo no debería comerlo pero bueno..
    Sin mas nada que decirte me despido y a ver si nos vemos,no? que tenemos que ir al burger king como los viejos tiempos xD, que era como nuestra casa xDDD besitos

    ResponderEliminar
  5. Super Nenooo!! vaya tela, yo me e tenido que leer todo eso por ti?? que poca vergüenza xD, Bueno pues nada decir que lo del queso estoy totalmente de acuerdo contigo aunque yo no debería comerlo pero bueno..
    Sin mas nada que decirte me despido y a ver si nos vemos,no? que tenemos que ir al burger king como los viejos tiempos xD, que era como nuestra casa xDDD besitos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

30 preguntas que nadie pregunta

1. ¿Duermes con las puertas (armarios, cajones...) abiertas o cerradas?
Todo cerrado por el simple hecho de que no me gusta tenerlas abiertas si no las estoy usando. En cuanto a la puerta de mi dormitorio, antes no me gustaba tenerla cerrada, pero ahora solo duermo con la puerta abierta cuando es verano

2. ¿Coges los champús y demás cosas de los hoteles?
Son botes enanos que se gastan si te duchas a menudo en el hotel, así que, ¿para qué llevármelos si en mi casa los tengo más grande y mejores?

3. ¿Te gustan los post it?
Apenas los he usado, pero su utilidad le encontrarán otros

Destrozando al icono de la maldad: Maléfica

CONTIENE SPOILERS. AVISADO QUEDAS
Todos conocemos el cuento de hadas que Disney recreó allá por 1959. En un mundo donde la magia y las hadas existen, Maléfica es el hada más poderosa y a la misma vez la más oscura de todas, causante de que Aurora, la primogénita de los reyes del reino, quedase maldita y que, en su decimosexto cumpleaños, se pincharía el dedo con una rueca y moriría. Pero, de “las tres hadas buenas” que asistieron a la fiesta a concederle unos dones al bebé, una de ellas aún no había podido regalarle un don a causa de la interrupción de Maléfica, por lo que intentó modificar la maldición: en lugar de morir, caería en un profundo sueño interminable, que solo se rompería con un beso de amor verdadero.
Pues bien, esta parte es la única semejanza que encontrarás del cuento en esta película. Y ni eso.
Creo que todos tenemos en un alta estima a la villana más villana de todas, una mujer con más maldad que Cruella de Vil, que Úrsula y que la madrastra de Blancanieves. A fin d…

Sobre el filo de un cuchillo

Hielo y desenlace. El instante se congela, imposible. Inimaginable. Real. Todo el ser puede transformarse en un grito, tan rápido como si fuera a lomos de un cuchillo arrojado al aire.  En aquel instante no se es músculo y sangre , sino únicamente aire apresurándose para formar un grito que podría ser infinito