Ir al contenido principal

Fiestas Navideñas


Y otro año más, la Navidad llega; aunque bueno, según El Corte Inglés, estamos en Navidad desde Septiembre, pero bueno.
Además de Halloween, la Navidad es mi fiesta favorita: Cae en invierno, época en la que estamos en nuestras casas acurrucados en la estufa, tirados en el sofá, sin clases ya, y te hacen regalos sin que sea tu cumpleaños. Además, te hartas de comer y es una de las, en mi caso, casi inexistentes veces en la que la familia se reúne para comer, aunque en mi caso solo nos reunimos abuelos y tíos, y tan solo nos juntamos unas 10 personas o así. También suele ser una época para pasarla con tu pareja, ya que puedes buscar un abrazo para entrar en calor (aunque también son válidas otras soluciones no tan inocentes). Creo que la estufa me hará de sustituto este año.
Con lo que me gustan estas fechas, por la decoración y todo eso, y mi casa es la menos decorada de todas, con un total de 0 adornos en la casa. Cuando me independice, haré que mi casa sea la más decorada de la zona por cada fiesta de Navidad, Halloween, etc jajajaja

También puede ser una época temida por los estudiantes, ya que dan las notas y de ellas depende que te hagan más o menos regalos. En mi caso no me veo afectado: He suspendido matemáticas, sí, pero mi padre no me ha privado de regalos de Reyes ni de viaje a Londres a finales de Enero. Fíiiu.

Este año, con motivo de la hospitalización de mi abuelo por enésima vez, hemos celebrado la Nochebuena en mi casa, tan solo mis padres y yo. Qué cena más triste. Mis padres a su bola, yo viendo una serie en el portátil mientras cenaba. Comimos queso, jamón, langostinos (lo típico), para picar, y mis padres acabaron llenos y ni probaron la carne mechada. Yo me comí dos lonchas de carne. ¿Luego? Nada más. Fue como una noche cualquiera. Espero que le den el alta a mi abuelo para antes de Nochevieja, o tendré que pasarla de nuevo con mis padres en casa. Eso, o irme por ahí toda la noche con unos amigos, cosa que nunca he hecho porque considero que estas dos Noches hay que pasarlas con la familia.

Ya veré dentro de 4 o 5 días qué pasará la última noche del año. Felices Fiestas, lectores.

Comentarios

Entradas populares de este blog

30 preguntas que nadie pregunta

1. ¿Duermes con las puertas (armarios, cajones...) abiertas o cerradas?
Todo cerrado por el simple hecho de que no me gusta tenerlas abiertas si no las estoy usando. En cuanto a la puerta de mi dormitorio, antes no me gustaba tenerla cerrada, pero ahora solo duermo con la puerta abierta cuando es verano

2. ¿Coges los champús y demás cosas de los hoteles?
Son botes enanos que se gastan si te duchas a menudo en el hotel, así que, ¿para qué llevármelos si en mi casa los tengo más grande y mejores?

3. ¿Te gustan los post it?
Apenas los he usado, pero su utilidad le encontrarán otros

Destrozando al icono de la maldad: Maléfica

CONTIENE SPOILERS. AVISADO QUEDAS
Todos conocemos el cuento de hadas que Disney recreó allá por 1959. En un mundo donde la magia y las hadas existen, Maléfica es el hada más poderosa y a la misma vez la más oscura de todas, causante de que Aurora, la primogénita de los reyes del reino, quedase maldita y que, en su decimosexto cumpleaños, se pincharía el dedo con una rueca y moriría. Pero, de “las tres hadas buenas” que asistieron a la fiesta a concederle unos dones al bebé, una de ellas aún no había podido regalarle un don a causa de la interrupción de Maléfica, por lo que intentó modificar la maldición: en lugar de morir, caería en un profundo sueño interminable, que solo se rompería con un beso de amor verdadero.
Pues bien, esta parte es la única semejanza que encontrarás del cuento en esta película. Y ni eso.
Creo que todos tenemos en un alta estima a la villana más villana de todas, una mujer con más maldad que Cruella de Vil, que Úrsula y que la madrastra de Blancanieves. A fin d…

Sobre el filo de un cuchillo

Hielo y desenlace. El instante se congela, imposible. Inimaginable. Real. Todo el ser puede transformarse en un grito, tan rápido como si fuera a lomos de un cuchillo arrojado al aire.  En aquel instante no se es músculo y sangre , sino únicamente aire apresurándose para formar un grito que podría ser infinito