Ir al contenido principal

Llamando a las puertas del armario

Lo normal sería hablar sólo de que la homosexualidad se puede definir como atracción sexual hacia individuos del mismo sexo, que a los homosexuales masculinos se les llama gays y a las mujeres homosexuales se les llama lesbianas, y añadir algunas estadísticas al respecto encontradas en Internet que dicen que aproximadamente del 15 al 20% de los hombres y un 6% de las mujeres son homosexuales.
¿A quién le importa?

¿A quién tendría que importarle? ¿Cuantos más sean, más los aceptaremos?
¿Es que están prohibidas las minorías?
Los indios de las Grandes Praderas Americanas tenían cuatro sexos perfectamente asumidos en la sociedad: los hombres que hacían de hombres (guerreros y cazadores), las mujeres que hacían de mujeres (cuidaban de los niños y del poblado), los hombres que hacían de mujeres (también cuidaban a los niños y al poblado), y las mujeres que hacían de hombres (también guerreras y cazadoras). Y todos felices.

Esto es de lo que hay que hablar, y no de la catastrófica historia de la homosexualidad siempre rechazada, prohibida, castigada o despreciada en nuestra sociedad civilizada.
Los y las homosexuales han sido ejecutados, castigados, torturados y encarcelados a lo largo de todos los tiempos. Y cuando se les ha aceptado oficialmente en sociedad, todavía tienen que soportar el reparo de quien los tolera pero prefiere mantener una distancia prudente. Siempre víctimas de prejuicios, infundios e injusticias.

¿Pero por qué? Porque son diferentes. Pero es que todos somos diferentes. Eso es precisamente lo que hace tan rica la especie humana: que somos diferentes. Los hombres somos diferentes de las mujeres, los matemáticos diferentes de los astrólogos, los chinos diferentes de los suecos, y hasta que no lo aceptemos, no podremos arreglar el mundo.
Todos somos diferentes, pero eso no significa que unos sean mejores que otros, eso no. Ni que unos tengan más derechos que los otros.

Aún nos movemos con la ignorancia provinciana de los primeros blancos que vieron a un negro, un negro que andaba desnudo y hablaba de manera incomprensible, como si ahora nos encontráramos a un extraterrestre. Se quedaron boquiabiertos, preguntándose si sería humano, si podía entenderles o cómo deberían tratarlo.
Fue en ese momento en el que los muy ignorantes decidieron que un negro no era un humano y que podían tratarlo como a una bestia de carga y comprarlo y venderlo como un esclavo; sólo porque era diferente a ellos, que eran más poderosos.

Ahora, siglos más tarde, sabemos que el cociente intelectual y la honradez no tienen nada que ver con el color de la piel ni con el sexo, pero aún seguimos comportándonos como aquellos imbéciles.
Si es diferente, es peligroso. Diferente significa malo. ¿Sabéis por qué? Porque nuestra sociedad tiene una enfermiza inclinación hacia el dominio. Diferente se interprete como mejor o peor, y el mejor tiene que dominar al peor.
Por eso es importante pertenecer a la casta de los dominadores: hombres, blancos, y heterosexuales, que subyugarán a las mujeres, los negros y los homosexuales.

Pero si hablamos así de los homosexuales, estamos reconociendo que aún no han conseguido su pleno derecho de ciudadano normal y corriente. Ahora es cuando se dice: "Los homosexuales son buenos. No son viciosos ni corruptos. Y son inteligentes, y artistas. Y hubo muchos artistas que fueron homosexuales". 
Si la situación estuviera normalizada correctamente, ¿a quién le importaría saber que Oscar Wilde o Shakespeare fueron homosexuales? ¿Por qué tiene que interesarnos eso y no tiene que interesarnos si a Camilo José Cela le gustaba más ponerse encima o debajo, la felación o el cunnilingus? Bueno, también son costumbres sexuales.

¿Por qué se dice: "Este chico escribe muy bien, seguro es homosexual"? ¿Por qué no decir: "Este chico escribe muy bien, hace una caca oscura y consistente"? ¿A quién tiene que importarle cómo caga un artista, o con quién folla, o cómo folla? En todo caso, sólo le interesa a quien quiera ligar con él.

Así que no puedo decir que la homosexualidad esté normalizada en nuestra sociedad y que aquí no pasa nada. Tengo que hablar de miedo. El miedo lógico del homosexual a salir del armario. ¿Os dais cuenta? Miedo. Otra vez, el miedo. 
¿Es que no se puede hablar de sexo sin hablar de miedo?

Comentarios

Entradas populares de este blog

30 preguntas que nadie pregunta

1. ¿Duermes con las puertas (armarios, cajones...) abiertas o cerradas?
Todo cerrado por el simple hecho de que no me gusta tenerlas abiertas si no las estoy usando. En cuanto a la puerta de mi dormitorio, antes no me gustaba tenerla cerrada, pero ahora solo duermo con la puerta abierta cuando es verano

2. ¿Coges los champús y demás cosas de los hoteles?
Son botes enanos que se gastan si te duchas a menudo en el hotel, así que, ¿para qué llevármelos si en mi casa los tengo más grande y mejores?

3. ¿Te gustan los post it?
Apenas los he usado, pero su utilidad le encontrarán otros

Destrozando al icono de la maldad: Maléfica

CONTIENE SPOILERS. AVISADO QUEDAS
Todos conocemos el cuento de hadas que Disney recreó allá por 1959. En un mundo donde la magia y las hadas existen, Maléfica es el hada más poderosa y a la misma vez la más oscura de todas, causante de que Aurora, la primogénita de los reyes del reino, quedase maldita y que, en su decimosexto cumpleaños, se pincharía el dedo con una rueca y moriría. Pero, de “las tres hadas buenas” que asistieron a la fiesta a concederle unos dones al bebé, una de ellas aún no había podido regalarle un don a causa de la interrupción de Maléfica, por lo que intentó modificar la maldición: en lugar de morir, caería en un profundo sueño interminable, que solo se rompería con un beso de amor verdadero.
Pues bien, esta parte es la única semejanza que encontrarás del cuento en esta película. Y ni eso.
Creo que todos tenemos en un alta estima a la villana más villana de todas, una mujer con más maldad que Cruella de Vil, que Úrsula y que la madrastra de Blancanieves. A fin d…

Un perro negro llamado Depresión

Cuando no hemos padecido nunca enfermedades mentales como la ansiedad o la depresión, no podemos llegar a imaginar por lo que pasan las personas que las padecen.
En su peor momento, la depresión puede ser una condición debilitante y terrorífica. Millones de personas en todo el mundo viven con depresión; muchas de ellas y sus familiares tienen miedo de hablar de sus luchas, y no saben dónde acudir en busca de ayuda.  Sin embargo, la depresión es en gran parte previsible y tratable. Identificar la depresión y buscar ayuda es el primer y más importante paso hacia la recuperación.
El escritor e ilustrador Mateo Johnstone cuenta la historia de superación del “perro negro de la depresión”, figura metafórica que utiliza para describir qué es y como se siente una persona con esta patología.
Si conoces a alguien que esté en esta situación y todavía no haya recurrido a la búsqueda de ayuda hazle llegar este vídeo. También si al verlo tú mismo identificas que estás pasando por la compañía de es…